¿Qué profesión puedo estudiar?

LA VOCACIÓN Y LA ELECCIÓN DE UNA CARRERA

Elegir una profesión es algo que se debe hacer con calma y paciencia; si se está indeciso sobre qué estudiar, lo primero que se debe hacer es un balance entre gustos y habilidades.

Es cuestión de analizar cuáles son los talentos que te han hecho destacar a lo largo de tu vida y si estos ayudarían a alcanzar el éxito profesional, además, de permitir sentirte satisfecho y desarrollando esa actividad.

Lo primero es descubrir tu vocación; es decir, la pasión por lo que haces, pues es, ese gusto grande por lo elegido, que te llevará a querer perfeccionarte, a superar los obstáculos que se presenten durante la etapa universitaria o el ejercicio de la profesión, a sostener una actitud ética frente a tus responsabilidades, a asumir un compromiso frente a la sociedad que se verá beneficiada por tu actuación.

El proceso de descubrimiento de la propia vocación es muy complejo, y no es igual para todas las personas. Hay quienes creen saber o sentir desde siempre, un fuerte lazo con una determinada disciplina, y éstos contrastan con las personas que llegan a la mitad de sus vidas y se preguntan, ¿qué han hecho? y ¿por qué?.

La vocación debería ser aquello que nos llena, que da a cada célula de nuestro cuerpo una sensación insuperable, una actividad que mientras la realizamos nos haga sentir que no necesitamos de nada más.

Otro aspecto que puede apoyar es, realizar un proyecto de vida. Éste es un plan de lo que soy y seré, de lo que hago y haré, de lo que tengo y tendré; para así llegar y lograr mi misión, mi razón de existencia. Puede incluir sueños y metas en la vida, hasta donde quieras llegar.

Finalmente diré que, para tomar una decisión profesional se deben sumar factores internos y externos, los cuales apoyarán esta decisión. Los internos son la personalidad, las aptitudes, la inteligencia, los valores e intereses. Los externos son la familia, la comunidad, las universidades, el país y nuestra realidad global.

El ser humano es un ser libre y capaz de decidir, solo tú decides que elecciones tomar, y que deseas hacer a lo largo de tu vida. Nadie puede obligarte a hacer algo que tú no deseas, ya que de ti depende si vas tras tú vocación o decides vivir con las consecuencias que te traerá el no seguirla.

Elaboró: Psic. Erika Baez Palacios.

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *